Repensar el espacio de tu hogar en tiempos de coronavirus

La nueva normalidad que vivimos a consecuencia del coronavirus nos hace replantear ciertos espacios en nuestros hogares, basados en tres aspectos esenciales: buena circulación del aire, presencia de luz natural y superficies fáciles de limpiar. Descubrimos cuales son las claves imprescindibles para realizar reformas con éxito y poder disfrutar de un hogar renovado.

Vivimos momentos de incertidumbre provocados por la pandemia del coronavirus. La nueva normalidad y la probabilidad de volver a enfrentarnos a un nuevo confinamiento nos hace replantear muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Uno de estos aspectos es la relación que mantenemos con nuestro hogar y con su arquitectura interior, de manera que quizás podemos llevar a cabo obras de mejora. ¿ En qué podemos mejorar?

Distribuciones más cómodas y eficaces

La experiencia adquirida durante los meses de confinamiento que hemos vivido también nos ha enseñado que probablemente no tenemos la mejor distribución y organización en nuestros hogares.

El teletrabajo, el cerramiento de las escuelas y la obligación de permanecer en casa 24h al día, durante muchas semanas, nos obligan a rediseñar la mayoría de los espacios en nuestras casas.

Necesitamos conseguir espacios más cómodos, seguros y saludables. Las estancias se tendrán que adaptar en espacios más versátiles y multifuncionales. Diseñar espacios que sean reconfigurables, que permitan ser utilizados como oficina en unas horas determinadas de la jornada, y como zona de deporte en unas otras horas del día.

En el caso de las habitaciones infantiles, habrá que incorporar un área de trabajo para que los niños puedan realizar sus tareas y estudiar de una manera confortable, así como disponer también de un espacio de juegos y la zona de la cama, tres ambientes perfectamente diseñados para evitar el desorden y el caos que se puede originar en estas circunstancias.


La relación interior-exterior adquiere una relevancia muy especial en estos momentos. El hecho de restringir el número de salidas a la calle provoca que balcones, terrazas cubiertas o descubiertas, se proyecten como una extensión más de los salones, comedores o dormitorios, para poder aprovechar al máximo la luz natural y el contacto directo con el exterior.

Por este motivo, se están realizando algunas obras de mejora en terrazas para adaptarnos a las nuevas necesidades de la pandemia. Por ejemplo, la recuperación de espacios que se cerraron con elementos fijos en su momento, ahora se buscan soluciones más versátiles como que se puedan abrir y cerrar cuando se quiera. Los sistemas mecanizados de pérgolas y cerramientos también servirán para multiplicar la sensación de amplitud y contacto con el exterior de una manera rápida y sencilla.

La relevancia de los recibidores

La inevitable convivencia con el coronavirus nos obliga a modificar el papel del recibidor o la entrada a la casa. En estos días es uno de los espacios más importantes de la vivienda. Lavarse las manos regularmente se ha convertido en una de las medidas sanitarias más recurrentes y efectivas. Será conveniente disponer de algún mueble o repisa donde ubicar un dispensador de gel hidroalcohólico para poder utilizarlo antes de salir de casa y cuando volvemos a entrar en ella.

Utilizar cajas organizadoras para almacenar las mascarillas que ahora son tan imprescindibles, y añadir una papelera para tirar las de un solo uso, esto nos facilitará el gesto de ponérnosla y quitárnosla convirtiéndose en una rutina sana y sencilla.

Además, es recomendable incorporar un mueble zapatero para descalzarnos solo al entrar en casa, como medida de higiene y seguridad.

El uso de colgadores para chaquetas, bolsos, fulards, etc. Nos servirá para evitar guardarlos en armarios después de haberlos utilizado por la calle.

Lavabos más higiénicos

Tal y como pasa con el recibidor, los baños tienen una importancia especial en tiempos de coronavirus. Por lo tanto, si podemos disponer de un pequeño aseo justo en la entrada de la casa, nos permitirá lavar las manos solo al entrar, antes de acceder al resto de la vivienda.

La ventilación del baño es esencial en un espacio de estas características, ya que se trata de una estancia con una alta condensación y humedad, en la cual una buena higiene y desinfección son fundamentales; por eso, disponer de vías de ventilación será totalmente imprescindible para tener un baño saludable.

Lo más recomendable es separar las diferentes zonas del cuarto de baño, de manera que el lavamanos, el inodoro, la ducha y la bañera tenderán a situarse en espacios diferenciados de la casa, zona más de relajación y bienestar y zona puramente funcional. Esta solución es muy adecuada cuando sólo se dispone de un baño para toda la vivienda, ya que así un usuario podrá utilizar el baño sin bloquear el uso del inodoro al resto de los integrantes de la familia.

Domótica al servicio de la prevención

Las nuevas tecnologías son muy útiles también para aumentar la seguridad higiénica en el interior de nuestros hogares y sobre todo en locales públicos.

En el baño podemos instalar griferías con sensores en los lavamanos o pulsadores automáticos en los inodoros, aplicaciones que evitan el contacto directo en activar el funcionamiento.

Las griferías electrónicas con sensores son, además, sostenibles, ya que mantienen la grifería cerrada mientras no nos lavamos las manos, de manera que reduciremos el consumo de agua.

Las alternativas contact-free que nos proporciona la domótica resultan aun más útiles en estos días de pandemia, como la instalación de sensores de presencia que activan las luces a nuestro paso.

El uso de asistentes de voz y los smartphones, muy presentes en el día a día, pueden convertirse también en una herramienta de gran valor.

En Clara Lleal INTERIORISTA te ayudamos a adaptar tu hogar a las nuevas necesidades por el coronavirus, como la reorganización de espacios, mejorar distribuciones, renovación de mobiliario, reformas integrales, sólo tendrás que preocuparte de disfrutar del resultado final.