Adiós al genio, Ingo Maurer

Hace unos pocos días recibíamos la triste noticia del fallecimiento del poeta de la luz, Ingo Maurer. Uno de los mejores diseñadores de iluminación del mundo, por no decir el mejor. En su legado nos ha dejado luminarias tan extraordinarias que se han convertido en auténticos iconos de diseño.

Maurer, es considerado un genio de la iluminación. Sus diseños de lámparas son capaces de provocar emociones, son de una gran imaginación, sensibilidad y técnica. Siempre tienen esa capacidad de sorprender.


Este post es en su memoria, un pequeño homenaje y reconocimiento a algunos de sus diseños más rompedores y que seguro que muchos de vosotros, aunque no seáis del sector del diseño, alguna vez habéis visto alguna lámpara suya y no os habéis quedado indiferentes ante ella, e incluso seguro que recordáis su diseño.


Lámpara Zettel, uno de sus diseños más destacados el cual ya se ha convertido en un clásico. Fue creada en 1997 y está formada por 31 pinzas que sujetan hojas en blanco, y 49 pinzas con papeles DINA5 con impresiones varias. El resultado es un efecto de luces y sombras muy interesante.



Lámpara Lucellino, una simbiosis entre luz y pájaro, es decir, una bombilla con alas que es un homenaje a Edison.



Lámpara Campari, creada en 2002, armada por una corona de botellines del popular aperitivo italiano, dispensadora de luz roja.



Y por último la fantástica Porca Miseria! Creada en 1994, lámpara que simula la explosión de una vajilla de cerámica. Esta lámpara es realizada con un minucioso trabajo artesanal, ya que el cliente escoge una vajilla y en la empresa de Maurer, la rompen y recomponen para formar esta maravillosa lámpara.

Buen viaje Ingo Maurer, siempre nos quedará la poesía de la luz de tus lámparas.